06 marzo 2016



DIA 2: POR SU TRABAJO


Señor: oro para que tú bendigas, el trabajo que realiza mi esposo. Que su labor pueda traer no sólo favor, éxito y prosperidad, sino gran satisfacción también. Si el trabajo que él está haciendo no está en línea con tu perfecta voluntad para su vida, revélaselo y muéstrale qué cosa debiera hacer diferente y guíalo por el camino correcto. Dale fuerza, fe y una visión para el futuro para que pueda levantarse por encima de cualquier tendencia a pereza. Que nunca huya del trabajo a causa del temor, egoísmo o el deseo de evadir la responsabilidad. Por otro lado, ayúdalo a darse cuenta de que él no tiene que trabajar hasta matarse para conseguir la aprobación del hombre o codiciar más allá de lo que es un don tuyo. Dale la habilidad de disfrutar de su éxito sin tener que luchar por más. Ayúdalo a sobresalir, pero libéralo de la presión de tener que hacerlo.

Oro para que tú seas el Señor sobre su trabajo, y que él pueda incluirte en todo los aspectos de su vida. Dale suficiente confianza en los dones que tú le has dado para que pueda buscar, encontrar y hacer un buen trabajo. Ábrele puertas de oportunidades que ningún hombre pueda cerrar. Desarrolla sus habilidades para que crezcan y sean más valiosas con el paso de cada año. Muéstrame lo que yo puedo hacer para animarlo. Oro para que este trabajo sea establecido, seguro, de éxito, de satisfacción y recompensado financieramente. Que él “nunca deje de ser diligente; ante bien, sirva al Señor con el fervor que da el Espíritu” (Romanos 12:11). Deja que él sea como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera! (Salmo 1:3)

------------

Si él no tuvo padres que oraban, tú puedes llenar ese vacío. Puedes orar por sus ojos, para que se abran y vean lo que Dios desea que él haga, y hacia dónde Él lo está dirigiendo. Tus oraciones pueden ayudarlo a sentirse lo suficiente apreciado y animado como para reconocer que es valioso, no importa lo que haga. Puedes asegurarle que Dios le ha dotado de forma única de habilidades y talento y que tiene algo bueno para él. Luego, ora para que Dios se lo revele y abra la puerta de la oportunidad que ningún hombre puede cerrar. Tus oraciones pueden pavimentar un camino para él.

Si tu esposo ya tiene una carrera de éxito, aúno es bueno orar para que él esté donde Dios desea y para que todo continúe saliendo bien. Mi esposo que compone música y produce discos, me dijo que él sintió que mis oraciones habían evitado que él trabajara con clientes equivocados. Él nunca ha trabajado con alguien que sea difícil, raro, malvado o que no le convenía, cosa que no es menos que un milagro en su negocio. Él sabía que yo siempre oraba por que dios lo guiara a la persona correcta y quitara de su camino aquellas que le traerían problemas. Mientras que nuestras oraciones no pueden asegurar una vía sin problemas para nuestros esposos, sí pueden mantenerla libre de muchos.

Si tu esposo trabaja duro, asegúrate de que tenga tiempo para descansar y divertirse, para hacer las cosas que lo entretienen y que dan un alivio del peso que produce tener que mantener toda la vida de una familia. Los hombres necesitan períodos de refrigerio. Si no los tiene, son propicios al agotamiento y a tentaciones de todo tiempo. Tus oraciones pueden ayudarlo a comprender que el verdadero significado de la vida no viene del trabajo sino de seguir a Dios. Oremos por nuestros esposos para encontrar ese equilibrio perfecto..


AUTOR: PAG ESPOSA QUE ORA